Todo el que comienza a moverse en el mundo del comercio internacional ha escuchado alguna vez aquello de que se necesita un transitario para que los asuntos lleguen, nunca mejor dicho, a buen puerto. Aunque dado que es una palabra un tanto técnica, no siempre queda claro qué papel desempeña.

¿Qué es exactamente un transitario y cuál es su labor?

De una forma básica y resumida, se podría decir que se trata de una especie de agente comercial que realiza unas funciones similares a las que podría llevar a cabo un agente de viajes. Solo que, en este caso, en lugar de mover a personas, el objeto final son las mercancías de carga.

Hay que tener en cuenta que transportar un cargo de mercancías desde un punto A hasta un punto B puede parecer una tarea sencilla, pero realmente es una labor muy compleja. Durante su proceso se puede llegar a pasar por una larga lista de manos y de distintas empresas.

Un agente debe decidir cuál es la mejor forma de realizar cualquier envío de importación o exportación, si ha de ser por tierra, mar, aire, o combinando todos ellos. Hay que decidir muchos detalles, desde el tipo de almacenaje, al tipo de embalaje. Hay que saber disponer de la ruta más corta, o la más eficiente, para ahorrar el máximo tiempo y reducir los costes. Hay que encargarse de todas las gestiones portuarias y de transporte, así como de todos los papeleos y pagos, tanto de aduanas, como de impuestos, etc.

De este modo, se puede decir que el transitario actúa como un agente intermediario entre la parte exportadora y la parte importadora. Se encarga de que todo el proceso de intercambio de bienes se lleve a cabo con la mayor seguridad, la mayor diligencia y la mayor eficiencia. Pero, sobre todo, que se haga con la mayor tranquilidad para ambas partes, que se pueden despreocupar de las largas y tediosas gestiones que acarrean las operaciones de movimiento de cargas internacionales.

Principales funciones de los transitarios

  • Asesoramiento en los costes de exportación, incluyendo los gastos de fletes, portuarios, consulares, aseguradores, etc.
  • Asesoramiento y contratación del medio de carga y transporte necesario.
  • Planificación de la ruta de transporte más adecuada de forma personalizada.
  • Gestión de los trámites de almacenaje, embalaje, estiba y carga de mercancías.
  • Gestión de todos los trámites burocráticos, nacionales e internacionales.
  • Gestión de todos los movimientos aduaneros en todo el mundo.
  • Seguimiento exhaustivo en todo momento del posicionamiento vía satélite de la carga.

Tipos de transitarios

Hay distintos tipos de agentes que se encargan de unas u otras actividades y cuestiones. Incluso los hay que requieren unas titulaciones específicas para dedicarse a según qué asuntos, con lo que hay que saber qué tipo se ha de seleccionar para nuestro caso particular.

1. Operador de Transporte Multimodal (OTM)

Este tipo de agente ofrece al cliente un servicio completo que engloba un transporte integral, de puerta a puerta, del emisor al receptor, aunque necesite de diversos tipos de transportes hasta llegar al destino final. Asume el rango de transportista principal de la carga, emitiendo el documento llamado Conocimiento de Embarque Multimodal (FML), incluyéndose igualmente todos los servicios, trámites y papeleos, correspondientes a seguros, almacenajes, aduanas, etc. El agente se debe responsabilizar del control de la carga durante todo su trayecto.

2. Agente de transportes

Como su propio nombre indica, son aquellos que se encargan de la contratación y gestión de los transportes. Llevan a cabo una doble función, de modo que hacen el papel de transportista frente al importador o exportador, a la par que de cargador frente a los transportistas. En función del medio que estos utilicen para realizar el transporte de las mercancías, se clasifican en distintos grupos:

  • Agentes de transporte por carretera: estos agentes hacen el papel de intermediarios entre los porteadores y los expedidores. Normalmente, cobran por comisión y suelen contratar servicios con una gran cantidad de oferentes, dado que la oferta por tierra es mayor que por otros medios.
  • Agentes de transporte aéreo: llevan a cabo el proceso de expedición para las líneas aéreas. Suelen tener, además, la capacidad de emitir conocimientos de embarque aéreos. Cabe mencionar que los agentes de este tipo, para poder ejercer, deben de ser miembros de la International Air Transport Association (IATA).
  • Agentes portuarios: pese a que su nombre puede inducir a confusión, estos se encargan de actuar en nombre del expedidor, siempre que la mercancía cambie de un medio de transporte a otro. Actúan indistintamente tanto en puertos marítimos como en aeropuertos o terminales de carga.
  • Agentes de carga: si lo normal es que el transitario actúe como representante del expedidor, el agente de carga suele ser el representante del armador, con lo que en este caso, el proceso contaría con dos intermediarios distintos que representarán a las dos partes.

3. Agrupadores/NVOCC (transportista marítimo no propietario de buques)

Estos se encargan de llevar a cabo el agrupamiento de las mercancías de varios expedidores que posean cargos de menor tamaño que no sean suficientes para llenar un contenedor, de modo que uniéndose puedan reducir los costes, saliendo todos beneficiados. Estos agrupadores suelen ofrecer fletes en buques que no son de su propiedad, de ahí el nombre con el que se les conoce: Non-vessel Operating Common Carriers.

4. Agentes de aduanas

Actúan indistintamente como agentes tanto de los exportadores como de los importadores. Son, como su nombre indica, los encargados de formalizar todas las gestiones aduaneras necesarias, que van desde la tramitación de la documentación estándar hasta las gestiones a la hora de realizar los diversos pagos de impuestos, aranceles, obtención de licencias y demás burocracias. Dado que suelen afrontar importantes pagos o incluso sanciones, suelen contar siempre con el respaldo afianzado de alguna entidad bancaria o aseguradora.

En definitiva, se puede comprobar cómo la labor de un transitario es siempre una garantía. Cuenta con la experiencia y los contactos necesarios para llevar a cabo las exportaciones o importaciones desde Castellón. El trabajo de uno de estos agentes podrá conseguir que las mercancías arriben a su destino de forma adecuada, segura, eficiente y al mejor precio.

¿Buscas un transitario en Castellón?