Autorización de Despacho

Autorización de Despacho

En la actualidad, el papel del transitario es importante para las importaciones y exportaciones, por eso puede ser interesante recurrir a un servicio que se ocupe de estas gestiones para que los negocios crezcan. La autorización de despacho es mucho más rápida y eficaz si se hace por medio de un representante aduanero de confianza.

¿Qué es una autorización de despacho?

La autorización de despacho es un documento por medio del cual un importador o exportador autoriza a cualquier representante aduanero a presentar en su nombre una o varias declaraciones de aduanas.

Esto permite que se pueda representar al negocio en inspecciones de aduana, solicitudes de ingresos indebidos, procedimientos de disconformidad en la clasificación de aranceles, en procedimientos sancionadores y otros casos relacionados con las aduanas. Puede servir para una ocasión o ser autorización global.

Hay que tener en cuenta las novedades del 2015 en materia de autorización de despachos aduaneros si se tiene una empresa que incluya la importación y exportación en su actividad. Si no es así, las mercancías pueden verse retenidas.

¿Cómo formalizar la autorización de despacho?

Hay cuatro formas de formalizar la autorización del representante aduanero según la AEAT:

  1. Comparecencia en persona del representante de aduanas, con la documentación firmada por el empresario.
  2. Comparecencia en persona del empresario, para formalizar la autorización y que se compruebe que la documentación es correcta.
  3. Con poder notarial o con firma legitimada. Presentando los documentos con un poder notarial o formulario que ha firmado el empresario y legitimado un notario.
  4. A través de internet, con los procedimientos legales de firma electrónica. Se requiere certificado digital para ello.

Llevar a cabo la autorización del despacho de aduanas tiene gran complejidad a nivel burocrático. Por ello, es mucho mejor dejar estos trámites en manos de expertos que se encarguen de hacer más rápidas y eficaces las gestiones de aduanas de los negocios.

La presentación de cualquier declaración de aduanas con autorización supone su aceptación, incluso la aceptación de recepción de requerimientos y comunicaciones. Para ello, el funcionario debe comprobar el contenido con el objetivo de dar de alta la autorización.

En autorizaciones por comparecencia, se ha de comprobar la identidad del compareciente y contenido del formulario. Si hay defectos, se comunicará para que se subsanen en un plazo de diez días.

En autorizaciones por internet, solo podrán darse de alta los que tienen todos los datos que se solicitan en el formulario.

Para dar de alta una autorización de despacho se requiere los datos completos de importador o exportador y datos del apoderado que va a ejercer de representante de aduanas.

  • Nombre con apellidos, denominación o razón social. Además de NIF del poderdante.
  • Nombre con apellidos, denominación o razón social. Además de NIF del representante aduanero apoderado.
  • Tipo de autorización: global o por operación.
  • Tipo de representación: directa, indirecta o las dos.
  • Ámbito territorial de la autorización, indicando si es nacional o de los recintos aduaneros en los que tiene validez.
  • Fecha de vigencia del apoderamiento.
  • Número de referencia del alta y la fecha de alta en el registro.

¿Es necesaria la autorización de despacho?

En realidad, la autorización de despacho no es necesaria, ya que se pueden realizar individualmente estos trámites. Sin embargo, contratar a alguien para que se encargue de estas tareas agiliza mucho más estas funciones. Un importador o exportador puede por sí mismo declarar en aduana y hacer los trámites del despacho aduanero. Aunque esto también es costoso y complicado; por ello, se suele confiar en agentes de aduanas o transitarios.

Los representantes aduaneros, además, al tener la condición de operadores económicos autorizados, suelen contar con menos controles de documentos y físicos a la mercancía, lo que supone que los tiempos de despacho son inferiores. Esto es importante para las empresas, que tienen que realizar menos trámites y recibir su mercancía lo antes posible, sin inconvenientes.

Si el importador o exportador ha elegido ser representado en aduana, es necesario este despacho de aduanas.

Las autorizaciones por operación son aquellas que se realizan en una sola gestión, mientras que las globales son las que permiten que el cliente sea representado en todas las operaciones y trámites aduanaras, a menos que esto se revoque. Lo mejor son las autorizaciones globales, ya que permiten una mayor agilidad del despacho.

La aduana solicita que el representante aduanero tenga en su poder el original de esta autorización de despacho (ni copias ni fotocopias ni nada similar) correctamente firmada para hacer cualquier operación. Esta es la condición existente para que pueda hacer los trámites en nombre de la empresa o cliente que tenga.

La autorización de despacho no puede ser enviada por fax ni email, ya que se requiere tener en poder la autorización original firmada con firma legitimada.

Con un representante aduanero, las empresas tienen mucho más sencillo el realizar sus gestiones de cara al exterior, lo que les permitirá hacer sus negocios más competitivos y que crezcan al abrirse a otros países. Aunque lo pueden hacer por sí mismas, es mucho mejor contar con un agente de confianza que se encargue de estos trámites.

Además, disponer de un representante aduanero permite a la empresa ahorrar dinero, al no tener que contratar a alguien para estos trámites, o recursos de personal que se podrán dedicar a sus tareas. Es por eso, y por la eficacia y comodidad de contar con este servicio, por lo que cada vez más empresas deciden contar con este servicio, para lo cual es imprescindible la autorización de despacho.

Para lograr que un negocio sea más competitivo, nada mejor que expandirlo en nuevos mercados, lo que hace que se tenga que tratar con otros países y pasar la mercancía por aduanas. Para ello, es mucho mejor que se recurra a profesionales que saben hacer su trabajo y optimizar el transporte aduanero para poder beneficiar al negocio, al hacerlo todo más ágil, sencillo y eficaz.

Recurrir a la autorización de despacho es necesario para pequeñas, grandes y medianas empresas porque todo tipo de negocios puede aprovecharse de abrirse a un mercado cada vez más cambiante.