Si se busca un proceso de envío de mercancías con cualquier lugar del mundo teniendo como origen o destino Barcelona, es más que recomendable que se apele a la responsabilidad de un transitario. Es una figura clave dentro del organigrama logístico del transporte de carga mundial, puesto que se encarga de hacer fáciles las complejas gestiones que implica un envío de estas características.

¿Cuáles son las principales áreas de trabajo del transitario en Barcelona?

El transporte de mercancías se centra, sobre todo, en el área terrestre, aérea y marítima. Barcelona cuenta con importantes infraestructuras de transporte que implican que el trabajo del transitario se vuelva fundamental.

Puerto de Barcelona

El Puerto de Barcelona, por ejemplo, tiene más de 32.000 trabajadores y 500 empresas en la Comunidad Portuaria. Es la principal infraestructura de transportes y servicios de Cataluña y es el primer puerto de España en cuanto a facturación y valor de las mercancías. Ni que decir tiene que un transitario se hace fundamental en este contexto. 

Las más de 110 líneas marítimas son operadas por más de 160 armadores que lo conectan con otros 850 puertos del mundo. Tiene cerca de 40 terminales especializadas y multipropósito para atender cualquier tipo de tráfico. No hay más que pasar cerca para ver el volumen que maneja.

Está dividido en dos partes bien diferenciadas. La logística (Zona de Actividades Logísticas) y el puerto urbano (Port Vell). Además, una de las ventajas de la ciudad es que concentra las zonas más importantes de transporte en poco espacio, a diferencia de otras como Madrid. Esto genera mayor sencillez a la hora de mover mercancías y cargas de un punto a otro.

En el mes de enero de 2019 el tráfico de contenedores creció un 6,7 %, hasta alcanzar los 287.777 TEU. Los segmentos con más actividad fueron los transbordos y las importaciones, que han crecido un 11,5 %. Las naciones más dinámicas en sus intercambios con el puerto de la ciudad condal fueron China, Estados Unidos, Tailandia y Malasia.

Aeropuerto de Barcelona

El transporte aéreo destaca por su rapidez en los tiempos de entrega, pero es más caro. Se convierte en idóneo para aquellas mercancías perecederas, es decir, aquellas que pierden propiedades y se deterioran en poco tiempo. Entre ellas se pueden destacar alimentos frescos, plantas o productos farmacéuticos. 

En 2017 pasaron por los aeropuertos españoles más de 918 millones de kilogramos de mercancías, siendo el aeropuerto de Barcelona el segundo con mayor volumen después de Madrid.

El tráfico de carga europeo es, sobre todo, intercontinental debido a que existen alternativas terrestres en el transporte de mercancías por avión. Es un un mercado de dimensiones geográficas reducidas y con buenas conexiones terrestres ya implementadas; la carretera puede competir con el avión en factor tiempo, con lo que la carga aérea pierde atractivo para el transporte interior. Es más barato llevar algo a un punto de Europa por carretera a no ser que sea urgente o perecedero.

Barcelona tiene una base de operadores más amplia que cualquier gran aeropuerto español y, de nuevo, la figura del transitario se hace especialmente importante. Es un aeropuerto de origen y destino de carga aérea; la mercancía en tránsito no representa un porcentaje relevante del total. 

Transporte terrestre

Hay que tener claro que la globalización hace que gran parte de los productos que se consumen habitualmente vengan de partes del mundo muy diversas. Esto significa que el transporte terrestre de mercancías sea muy dinámico, tanto en lo que concierne a la carretera como al tren. Los servicios logísticos a los que se asocia el transporte de mercancías tienen que estar orientados así: los costes de transporte internacional pueden hacer competitivos productos o materiales de países emergentes y también a productores de materias primas ubicados en diversas partes.

Cataluña fue la comunidad que mayor actividad tuvo a nivel internacional en cuanto al transporte terrestre durante 2017.

¿Cuál es el papel del transitario en el comercio internacional?

Un transitario se encarga de negociar costes y tiene la experiencia para poder establecer acuerdos que hagan viable un sistema de transporte u otro.

Es un actor clave que tiene el conocimiento adecuado para superar las dificultades que surgen durante el proceso de internacionalización de las empresas, sobre todos las PYME. Es evidente que la globalización hace que el transitario evite muchas molestias a las empresas, pues se encarga de la documentación y gestiones delicadas relacionadas con la salida y llegada de la carga. 

Esta complejidad hace que sea más que aconsejable rodearse de un profesional que sea el socio principal de importadores y exportadores. Es quien considera los muchos aspectos que se deben tener en cuenta para que las mercancías y productos viajen en las mejores condiciones, tanto de logística como de producto en sí.

Las empresas transitarias juegan hoy un papel fundamental en el protagonismo de Barcelona como ciudad exportadora e importadora. No en vano la zona tiene varios puntos ventajosos destacados:

  • Geolocalización privilegiada.
  • Región mediterránea de referencia.
  • Concentración demográfica de consumo y productiva.
  • Tejido industrial diversificado.
  • Red de infraestructuras de calidad y en desarrollo continuado.

El transitario es un complemento perfecto que facilita todas las tareas administrativas y complejas del comercio internacional, tanto en las aduanas como fuera de ellas. Tiene gran versatilidad y unos profundos conocimientos del mundo del transporte en forma operativa y jurídica.

Es un conocedor de las características técnicas de los medios que se usan y de los contratos de naturaliza diversa. Es experto en materia fiscal y en los gravámenes de los artículos y tiene contacto con entidades financieras o administraciones públicas.

La contratación de una empresa que realice esta labor y que cuente con la figura del transitario facilita enormemente cualquier gestión de compraventa de bienes, tanto por la acción en sí como por el aspecto temporal. Es una ventaja debido a su amplio conocimiento de la operativa de transporte internacional, su capacidad de almacenaje de mercancías, negociación, radio de acción, posibilidad de realizar gestiones en nombre de un tercero, su conocimiento de idiomas y la tranquilidad que genera en el ahorro de necesidades administrativas.

¿Buscas un transitario en Barcelona?