En los últimos tiempos en que las empresas de todo tipo, ya no solo las grandes, se están abriendo a nuevos mercados y globalizando, empieza a ser necesario trabajar conjuntamente con profesionales que agilicen las tareas, como son las de transitario, agente de aduanas y operador logístico.

Se convierte en una necesidad no solo enviar mercancías al exterior o recibirlas, sino que esto sea mucho más eficaz, teniendo en cuenta todas las trabas administrativas que esto puede suponer al tratarse de diferentes países.

Las pequeñas y medianas empresas no cuentan con los recursos suficientes para hacer esto posible por sí mismas, ni los conocimientos para llevar a cabo todos los trámites en menos tiempo. Y las grandes empresas prefieren optimizar recursos subcontratando todos los servicios posibles. Ahí es donde entran los profesionales de este ámbito.

Qué son transitarios, agentes de aduanas y operadores logísticos en España

Los transitarios, agentes de aduanas y operadores logísticos en España son profesionales que se encargan del transporte internacional para que todo funcione correctamente.

¿Qué es un transitario?

Los transitarios o agentes de carga son personas físicas o jurídicas que realizan servicios en el transporte internacional de mercancías, funcionando como intermediarios entre importador o exportador y compañías de transporte.

Median en operaciones de transporte internacional en cualquier tipo de transporte, no solo marítimo sino también aéreo, fluvial, por carretera, ferroviario, intermodal. Se aseguran de la continuidad del transporte de mercancías y suelen coordinar operaciones administrativas relacionadas.

Sus principales funciones son las de gestión y coordinación del transporte y otros servicios, por lo que hacen o contratan operaciones como almacenaje, embalaje, consolidación, contrato del seguro, transporte de las mercancías, trámites de aduanas, trámites de bancos, etc.

¿Qué es un agente de aduanas?

El agente de aduanas es un profesional que se encuentra habilitado por la Dirección General de Aduanas e Impuestos Especiales para despachar las mercancías que se van a importar o exportar. Su papel es clave en las transacciones comerciales en todo el mundo.

Es el representante legal del importador y el exportador ante las aduanas, interviniendo para facilitar intercambios internacionales de mercancías sujetas a la inspección de aduanas. Proporciona garantías financieras ante las administraciones, logrando una fluidez y seguridad en tramitaciones y pagos.

Así, es la persona que hace la declaración en aduana en nombre propio o de su cliente facilitando la importación y exportación de mercancías. Presenta el despacho de aduanas, solicita y obtiene servicios paraduaneros para ciertas mercancías, está presente en inspecciones físicas, paga impuestos, recurre notificaciones de la Agencia Tributaria, expide certificados de origen, asesora al operador económico en temas de aduanas y mucho más.

El agente de aduanas asesora en todo momento al importador o exportador, desde que embala la mercancía hasta que llega a su destino.

¿Qué es un operador logístico?

El operador logístico es una empresa que se ocupa de planificar, implantar y controlar el flujo físico por medio de la cadena de suministro. Se encarga de todos los servicios e información relacionados, desde el punto de origen al de consumo. Para máxima satisfacción del cliente.

Se encarga de diseñar los procesos de una o más fases de la cadena de suministro y organiza, controla y gestiona las operaciones usando tecnología, infraestructura y sistemas de información que pueden ser propios o ajenos.

Entre sus funciones están las de ocuparse del transporte de bienes, manejo de materiales, embalaje y desconsolidación, servicio posventa, procesar órdenes y mucho más.

Para poder cumplir con sus funciones, el operador logístico ha de tener personal capacitado para manejar la carga, comunicación, información, tecnología, equipos, seguridad y respaldo a nivel financiero, infraestructura y póliza de seguros, entre otros recursos.

Las ventajas de contratar los servicios de un operador logístico son claros: solo se paga por los servicios recibidos, reducción de costos, reducción de pérdidas de productos, acceso a tecnología que no está al alcance del negocio y posibilidad de dedicarse a las tareas propias de la empresa.

Diferencias entre transitarios, agentes de aduanas y operador logístico

Los agentes de carga o transitarios trabajan directamente con los clientes en el proceso de trasporte. Buscan la mejor ruta para la mercancía, ayudan en el papeleo y negocian con empresas de transportes.

Los agentes aduaneros, sin embargo, tienen un servicio más específico, ya que están en los puertos esperando que llegue la mercancía. La reciben en el lugar de destino y se encargan para el siguiente paso de una forma rápida y eficaz, evitando retrasos o inconvenientes.

Está claro que cada una de las figuras mencionadas tiene sus propias funciones en el transporte de mercancías de las empresas a nivel internacional, tanto en las importaciones como en las exportaciones, por lo que cuentan con sus propias funciones específicas que, si bien son diferentes, son claves y complementarias.

Necesidad de estos profesionales

Las empresas que han decidido abrirse a nuevos mercados en un comercio cambiante en el que es necesario destacar para diferenciarse deben plantearse muy seriamente contratar estos profesionales para que todo salga perfecto en su negocio.

Hay que tener en cuenta que de ellos depende que la mercancía llegue perfectamente a su lugar de destino en las mejores condiciones, lo que asegura la máxima satisfacción de los clientes que confían en el negocio.

Las empresas pueden ocuparse de estos trámites, aunque son largos, laboriosos y complejos si no se tienen muchos conocimientos. Contratar transitarios, agentes de aduanas y operadores logísticos en España asegura a la empresa que todo vaya bien en el transporte marítimo, pero más allá de ello, agiliza el proceso y las operaciones internacionales de mercancías.

Estos profesionales tienen una misión común en el transporte marítimo, y es que sus servicios permiten favorecer las partes más complicadas para las empresas en el transporte internacional. Esto permite que la empresa pueda dedicarse a tareas más importantes de su negocio sin tener que renunciar a abrirlo a nuevos mercados.

Por otro lado, un transitario ayuda a las empresas a tomar buenas decisiones y a lograr una máxima eficacia en el transporte internacional de sus mercancías, ahorrando costes, con la máxima seguridad y mejor impresión para sus clientes.