¿La logística puede ser sostenible?

¿La logística puede ser sostenible?

La logística sostenible ya no es una utopía. Las empresas del sector se han dado cuenta de la necesidad de tomar medidas para reducir las emisiones de CO2 al medioambiente, responsables en gran parte del efecto invernadero. De todos modos, las políticas de logística sostenible en España están todavía lejos de resultar tan efectivas como en el resto de Europa, especialmente en países como Alemania o Suecia.

Claves de la logística sostenible

Conseguir que la logística sostenible sea realmente efectiva y logre reducir las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera pasa por tener en cuenta tres aspectos fundamentales:

  • El impulso de sistemas alternativos al diésel, que permiten hacer más eficiente el uso de los vehículos urbanos. De esta manera, podemos usar automóviles híbridos o eléctricos en lugar de los tradicionales.
  • El uso de sistemas de software específicos, que trabajan con los datos de las rutas y las cargas transportadas. También son capaces de medir la huella de carbono generada. Esto es fundamental para entender qué impacto ambiental tiene una organización y, por lo tanto, qué se puede hacer para reducirlo.
  • El uso de medios de transporte alternativos, que efectúan un uso eficaz de los recursos y recurren a estrategias de funcionamiento respetuosas con el medioambiente

Pasos para lograr una logística sostenible

La sociedad está cada vez más preocupada porque el aumento de las emisiones de CO2 en el mundo acabe provocando un problema de contaminación todavía más grave del que existe en la actualidad. Por esta razón, surgen progresivamente iniciativas que ayudan a una logística más verde, tanto por parte de las Administraciones como de las empresas del sector. Algunos de los pasos más importantes que se han dado hasta ahora incluyen aspectos como:

  • La centralización de entregas, mediante el establecimiento de almacenes y otros espacios que posibilitan la reducción de los desplazamientos a la hora de gestionar los pedidos.
  • La introducción de los drones para el envío de paquetes de poco peso. Representan un ahorro importante de emisiones, pero también cuentan con otra importante ventaja: facilitan el acceso a las zonas más remotas, lo que mejora la efectividad de la última milla en estos casos.
  • El resurgir de las bicicletas. Dejadas de lado durante años en favor de los coches y motos, las bicis son ahora un medio de transporte plenamente consolidado. Su contribución a la reducción de la contaminación es fundamental y se espera que crezca exponencialmente en los próximos años.
  • La creación de minihubs urbanos es una de las tendencias de logística sostenible que muestra un futuro más prometedor. Las restricciones de acceso a los centros de muchas grandes ciudades y el crecimiento de pedidos de e-commerce son dos de las principales razones de su éxito.

Logística sostenible y servicio eficaz

La necesidad de reducir la contaminación ambiental provocada por las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera hace que se prioricen cada vez más las estrategias de logística sostenible, pero esto no debe hacer olvidar la necesidad de ofrecer un buen servicio de atención al cliente. El cuidado del entorno no tiene por qué significar la renuncia a la entrega puntual de los pedidos.

Los usuarios valoran especialmente a las empresas que integran la sostenibilidad en su filosofía de trabajo, evitando en todo lo posible dejar huella en el entorno.

El auge del e-commerce todavía ha influido más negativamente en el aumento de la contaminación, ya que implica un aumento de los pedidos que hay que repartir y el consecuente incremento de los problemas ambientales e, incluso, acústicos.

Por lo tanto, las empresas del sector logístico deben esforzarse en contar con los recursos necesarios para acomodarse a las políticas urbanas de sostenibilidad que potencian también las ciudades y que representan obstáculos tan importantes como la peatonalización de calles a la hora de hacer el reparto.

Para hacer frente a todas estas situaciones, las empresas adoptan las técnicas de logística verde. Con ellas buscan soluciones innovadoras, como los embalajes reutilizables, o la definición de objetivos que permitan evolucionar hacia un mejor cuidado del entorno sin perder la eficacia del servicio profesional.

Ser conscientes del papel fundamental que juegan las empresas de logística a la hora de satisfacer las necesidades de los clientes de manera eficaz es el primer paso para que este servicio sea realmente rentable. De todos modos, esto no debe hacer olvidar la necesidad de cuidar el entorno y evitar que aumente de manera descontrolada tanto la contaminación ambiental como la acústica, en las que el gran número de repartos que se efectúan influyen de una manera negativa.

Por lo tanto, es indispensable que adopten políticas de logística sostenible o verde, que prioricen la sostenibilidad en las tareas sin renunciar a las entregas a tiempo, para tener contentos a los clientes y lograr su fidelización.

Ir arriba